24 ene. 2010

Beneficios de Levantarse Temprano, y cómo Hacerlo

Bueno pues esto me pareció excelente y realmente yo quisiera hacerlo y tener ese tiempo para aprovecharlo en tareas, y pues se que a muchos les servirá como a mi que siempre me quedo dormido y llego tarde mis obligaciones y muchas de estas veces sin desayunar.

Bueno les dejo el post el cual bajamos de otro blog donde empezamos con un poco de humor.-------------------------------------------------------------

10 Beneficios de Levantarse Pronto/Temprano, y Cómo Hacerlo

“Irse temprano a la cama y levantarse pronto hacen al hombre saludable, rico e inteligente” – Ben Franklin “No depositar confianza en los beneficios derivados de levantarse pronto, como publicaba el engreído Franklin…” Mark Twain

Recientemente, el lector Rob me preguntó acerca de mi hábito de levantarme a las 4.30 a.m cada día, y me pidió que escribiera acerca de los beneficios saludables de levantarse pronto, lo que me pareció que era una excelente cuestión. Desafortunadamente, no hay ninguno que yo sepa.

Sin embargo, hay otros muchos grandes beneficios.

Ahora, permítame decir que si usted es un trasnochador, y le funciona, creo que eso está genial. No hay razón para cambiar, especialmente si está feliz con ello. Pero para mí, cambiar de ser un noctámbulo a ser un madrugador (y si, es posible) ha sido un regalo de Dios. Me ha ayudado de tantas maneras que ya no volveré a cambiar. Aquí menciono solo algunas:

  1. Recibir al día. Adoro ser capaz de levantarme y recibir un maravilloso nuevo día. Sugiero crear un ritual matutino que incluya dar gracias por sus bendiciones. Estoy inspirado por el Dalai Lama, quien dice “Cada día, piensa mientras te levantas, ‘hoy soy afortunado de de haberme levantado, estoy vivo, tengo una preciada vida humana y no la voy a desaprovechar. Usaré todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón hacia los demás, para conseguir iluminación para el beneficio de todos los seres, voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no voy a enfadarme o pensar mal acerca de los demás, voy a beneficiar a los demás tanto como pueda’”.
  2. Comienzo asombroso. Solía empezar el día saltando de la cama, tarde como de costumbre, y apresuradamente prepararme a mí y a los niños, y dejarlos en el colegio deprisa y llegar tarde al trabajo. Entraba en el trabajo, con apariencia descuidada y apenas despierto, de mal humor y por detrás de todos. No es una buena forma de empezar el día. Ahora, tengo un renovador ritual matutino, ya he hecho mucho antes de las 8 a.m., mis hijos llegan pronto y yo también, y en el momento que todos entran a trabajar, yo ya llevo ventaja. No hay mejor manera de empezar el día como levantarse temprano, en mi propia experiencia.
  3. Tranquilidad. No hay niños gritando, ni bebés llorando, no hay pelotas de fútbol, ni coches ni ruido de la televisión. Las horas al comienzo del día son tan apacibles, tan tranquilas. Es mi momento favorito del día. Realmente disfruto ese tiempo de paz, ese tiempo para mí, cuando puedo pensar, cuando puedo leer, cuando puedo respirar.
  4. Amanecer. La gente que se levanta tarde se pierde una de las grandes proezas de la naturaleza, repetida en completas tres dimensiones todos y cada uno de los días – la salida del sol. Adoro como poco a poco el día se hace más brillante, cuando el azul de medianoche se convierte en un azul luminoso, cuando los colores brillantes comienzan a penetrar el cielo, cuando la naturaleza es pintada de colores increíbles. Me gusta realizar mi carrera matutina en este momento y mirar al cielo mientras corro y decir al mundo, “¡Qué día tan glorioso!”. Realmente, de veras lo hago. Pasado de moda, lo sé.
  5. Desayuno. Levántese temprano y tendrá tiempo de desayunar. Me han dicho que es una de las comidas más importantes del día. Sin desayuno, su cuerpo está funcionando sin energía hasta que está tan hambriento para la hora del almuerzo que come cualquier cosa poco saludable que encuentre. Cuánto más grasiento y lleno de azúcares, mejor. Pero tómese el desayuno, y estará saciado hasta más tarde. Además, tomar el desayuno mientras leo mi libro y bebo mi café en los momentos tranquilos de la mañana es absolutamente más agradable que engullir cualquier cosa de camino al trabajo o en su mesa de oficina.
  6. Ejercicio. Hay otros momentos para hacer ejercicio además de temprano por la mañana, por supuesto, pero me he dado cuenta de que aunque hacer ejercicio justo después del trabajo es también muy agradable, también es más probable que sea cancelado por cualquier razón que surja. El ejercicio por la mañana prácticamente nunca es cancelado.
  7. Productividad. Las mañanas, por lo menos para mí, son los momentos más productivos del día. Me gusta escribir algo por la mañana, cuando no hay distracciones, antes reviso mi correo y las estadísticas del blog. Realizo muchas más cosas empezando mi trabajo por la mañana. Entonces, cuando el atardecer se aproxima, no tengo trabajo que hacer y puedo pasarlo con mi familia.
  8. Tiempo de objetivos. ¿Tiene objetivos? Bien, debería. Y no hay mejor momento para revisarlos, planearlos y realizar las tareas de sus objetivos que a primera hora. Debería tener un objetivo que quiera cumplir esta semana. Y cada mañana, debería decidir qué puede hacer hoy para aproximarse más a ese objetivo. Y entonces, si es posible, hacerlo a primera hora de la mañana.
  9. Traslado. A nadie le gusta la hora de tráfico intenso, excepto a las grandes petroleras. Trasládese temprano, y el tráfico es más fluido, y llegará al trabajo más rápido, y así ahorrará más tiempo. O mejor aún, trasládese en bicicleta. (O incluso mejor, trabaje desde casa.
  10. Reuniones. Es más fácil realizar esas reuniones tempranas puntualmente si usted se levanta temprano. Aparecer tarde en estas reuniones es una mala señal para la persona con la que se va a reunir. Aparecer temprano los impresionará. Además, así tiene tiempo para prepararse.

Cómo Convertirse en un Madrugador

  • No haga cambios drásticos. Empiece despacio, levantándose solo 15-30 minutos antes de lo habitual. Acostúmbrese a esto por unos pocos días. Entonces, recorte otros 15 minutos. Haga esto gradualmente hasta que alcance su hora objetivo.
  • Permítase acostarse pronto. Puede que esté acostumbrado a estar despierto hasta tarde, quizás viendo la televisión o navegando por Internet. Pero si continua con ese hábito mientras intenta levantarse más pronto, tarde o temprano uno cederá. Y si levantarse temprano es el que cede, entonces irá a dormir y se dormirá tarde y tendrá que empezar de nuevo. Sugiero ir a la cama más pronto, incluso si piensa que no dormirá, y mientras lea en la cama. Si está realmente cansado, caerá dormido mucho antes de lo que se piensa.
  • Coloque la alarma lejos de su cama. Si está al lado de la cama, lo apagará o pulsará el botón para que vuelva a sonar en unos minutos. No lo pulse. Si está lejos de su cama, tendrá que levantarse para apagarlo. Entonces, ya está en pie. Ahora solo tiene que permanecer levantado.
  • Salga de la habitación en cuanto apague la alarma. No se permita racionalizar volver a la cama. Sólo oblíguese a salir de la habitación. Mi hábito es moverme torpemente hasta el aseo y mear. Cuando he hecho esto, he tirado de la cadena, me he lavado mis manos y he visto mi fea cara en el espejo, estoy lo suficientemente despierto para encarar el día.
  • No racionalice. Si permite a su cerebro persuadirle para no madrugar, nunca lo hará. No convierta volver a la cama en una opción.
  • Tenga una buena razón. Establecer algo que sea importante para hacer temprano por la mañana. Esta razón le motivará para levantarse. A mí me gusta escribir por las mañanas, así que esa es mi razón. También, cuando he acabado, ¡me gusta leer todos vuestros comentarios!
  • Haz que madrugar sea una recompensa. Si, puede parecer a primera vista que está forzándose a hacer algo duro, pero si lo hace placentero, muy pronto usted deseará levantarse temprano. Una buena recompensa es preparar una buena taza de café o té y leer un libro. Otras recompensas podrían ser un sabroso obsequio para el desayuno (¡batidos! ¡ummm!) u observar la salida del sol, o meditar. Encuentre algo que sea agradable para usted, y permítase hacerlo como parte de su ritual matutino.
  • Saque ventaja de todo el tiempo extra. No se levante una o dos horas antes para leer sus blogs, a no ser que sea una de sus metas primordiales. No madrugue y pierda ese tiempo extra. ¡Ponga su día en marcha! A mí me gusta usar ese tiempo para tener ventaja preparando las loncheras de mis hijos, planeando el resto del día (cuando he establecido mis AMTs “Asuntos Más Importantes”), realizando ejercicio o meditando, y leyendo. Cuando se aproximan las 6.30, he hecho más de lo que mucha gente hace en todo el día.

3 comentarios:

  1. Que grandes aportaciones!! Me gusta todo lo que ha dicho, es la primera vez que entro aquí y me gusta.
    Gracias
    Atte: Alex México DF

    ResponderEliminar
  2. Es cierto pero...que weba!

    ResponderEliminar
  3. Yo quisiera saber... a que hora te vas a dormir.... saludos. Ely

    ResponderEliminar